Social
Subir
[adziner id='5']

“Dime… ¿Te llenaste de Odio?”

ana mirtha 1

   

   Por Ana Mirtha Vargas

    Columnista/MS

 

“Dime… ¿Te llenaste de Odio?!!!!” frase  muy de moda  entre los más jóvenes en Santo Domingo haciendo alusión a una canción que estuvo sonando en días pasados. Esta expresión me ha conectado con todas las veces en que he sido testigo de las iracundas reacciones de personas cercanas o simplemente, persona que encuentro en la calle que, con o sin razón,  se exaltan vociferando insultos y palabras obscenas a otros.

Naturalmente, la ira es una reacción o respuesta emocional primaria causada por una frustración de un deseo, ante la indignación o impotencia de una situación que se escapa de nuestro deseo o necesidad, su desenlace puede ser reacciones de violencia, odio, agresión física o verbal. Usualmente la ira se genera cuando nuestra voluntad se ve impedida. Las reacciones agresivas se inician ante circunstancias que ocurren súbitamente o de forma imprevista rompiendo los esquemas esperados, cuando esos sentimientos de enojo, furia e irritación suceden, la persona se obnubila y reacciona de forma pasional o bien se lo guarda.

Cuando una persona pierde el control  produce una energía fuerte que necesita aprender a canalizar correctamente, pues si la contiene se hace daño fisiológicamente o daña a otros cuando vuelca la agresividad en terceras  personas, en mucho de los casos no se relacionan con el tema en cuestión,  esa rabia mal orientada es descargada especialmente en personas consideradas más débiles o jerárquicamente por debajo tales como empleados, pareja, hijos.

La ira tiene efectos perniciosos en el organismo: aumenta la presión arterial, descontrola las secreciones hormonales, aumenta la adrenalina y la actividad neuronal.

La rabia  te da energía y te hace mover,  se produce como un mecanismo interno que ayuda a la autoconservación o auto defensa. Te da  impulso para agredir, sin embargo no todo  no todo ataque es una respuesta de irritación.

Algunos tips para controlar la ira

.

Practique yoga o meditación.

Practique yoga o meditación.

.

  • Relájate: Respira hondo, la respiración rítmica te ayuda a armonizarte. Cuenta hasta 10 pausadamente.

 

  • Aléjate de la escena que te frustra, o de la persona que te causó el enojo.

 

  • Usa una almohada o un cojín para descargar tu ira. Golpéalo, tíralo, desahógate con él, es preferible que hacerlo con una persona.

 

  • Comunica tu ira, no la guardes, pero cuando estés más tranquilo. Con claridad, en calma, con miras a buscar soluciones, no manipular ni controlar a otros.

 

  • Ejercítate. Corre, camina, da la vuelta a la cuadra. Cuando regreses la ira se habrá ido.

 

  • Procura descansar lo suficiente.

 

  • Busca soluciones alternativas.

 

  • Practica Yoga, o meditación.

 

El enojo mal manejado puede llevarte a enfermedades físicas,  a una calidad de vida pobre y relaciones sociales complicadas. Una personalidad iracunda aleja progreso y evolución. Si no puedes controlar tu ira por ti, no vaciles más, busca ayuda profesiona!!!

 

[shortcode]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Ana Mirtha Vargas

[adziner id='12']
[adziner id='13']
[adziner id='14']

MercadoSocial.com es una revista digital editorial- comercial, que persigue plasmar en la pantalla de la computadora la sección de sociales del periódico impreso tradicional, responsable de dar a conocer las más importantes actividades empresariales, gerenciales, mercadológicas y comerciales de cualquier sociedad desarrollada, sin dejar a un lado el ámbito turístico, cultural y familiar, donde el glamour y las fascinantes historias ligadas al emprendedurismo y la tradición familiar no faltan.

Facebook

Última edición

Copyright © 2015 Mercado Social. Desarrollada por SoluMedios