Social
Subir
[adziner id='5']

La familia: Lo más grande y noble

El general Miguel Ángel Cordero es uno de los protagonistas de MercadoSocial Edición Especial (impresa) y en su entrevista habla del valor de la familia desde el punto de vista personal y del Estado.

Manuela Lora/MS

Fotos: Frainy Ceballos

SANTO DOMINGO ESTE.- La sesión de fotos parecía causarle un poco de estrés… Quienes le conocen de cerca saben que él no es muy dado a entrevista alguna, ni a mucha exposición familiar en los medios. Sin embargo, le concedió el honor a MercadoSocial, y lo hizo en grande… ¡Junto a toda la familia!

Hay diversos temas de los que se pueden conversar por horas con el general de brigada del Ejército Nacional, Miguel Ángel Cordero, desde el militar, psicológico, empresarial, sociocultural, el de la seguridad, pero, aprovechando la ocasión y la compañía, se decidió por hablar sobre uno que le enorgullece y apasiona: la familia.

Krysmer Cordero Henríquez, Marisol Henríquez, el general Miguel Ángel Cordero, Jesmary Milyvic Henríquez y Angelito Cordero Henríquez.

Krysmer Cordero Henríquez, Marisol Henríquez, el general Miguel Ángel Cordero, Jesmary Milyvic Henríquez y Angelito Cordero Henríquez.

ORIGEN.- Hijo de Horacio Cordero y Cristiana Mejía, y oriundo de la provincia de Baní, Cordero se siente confiado al hablar sobre la familia, y no solo de la propia, sino la misma vista desde un ámbito general y de Estado. Para él, tocar el tema familiar es, más que una tarea, un placer, ya que a pesar de tener el doctorado en Derecho y una licenciatura en Contabilidad, también posee el mismo grado en Psicología Clínica, aparte de sus maestrías en Terapia Familiar; Terapia de Pareja y Sexualidad Humana; Seguridad y Defensa Nacional; y en Seguridad y Emergencia de Crisis.

Miguel Ángel Cordero, junto a su esposa Marisol Henríquez.

Miguel Ángel Cordero, junto a su esposa Marisol Henríquez.

No hay que definirlo ni asegurarlo, se ve de lejos, que tras casi 20 años de matrimonio, está profundamente enamorado de su esposa, la reconocida diseñadora Marisol Henríquez.

Su mirada se pierde en el vaivén de su inquieta esposa durante la sesión de fotos, y es que ella ha sido su cómplice y apoyo en todo lo que ha emprendido: “Marisol ha sido un ser muy especial, y la he visto darle frente a la vida siendo una madre y una pareja ejemplar, dedicando todo su esfuerzo al fortalecimiento de la dinámica relacional de la familia”, expresó.

Además, afirma: “Ella ha complementado los proyectos de mi vida, para darle sentido a la esperanza de los más necesitados, a través de la Fundación Dominicana para la Niñez y el Desarrollo”, entidad que Cordero preside y que durante casi dos décadas ha luchado por la salud, el rescate, la educación y el desarrollo de la infancia en San Felipe, Villa Mella.

Forman parte de su inspiración sus hijos Miguel Ángel, Jesmary, Miguel de Jesús, Michelle, Angelito, David y Krysmer, con quienes sostiene una relación muy estrecha.

“Para mi no existe una expresión que pueda definir lo que siento por mi familia. Es lo más grande y noble que se pueda conocer, desde la familia de origen, hasta la familia nuclear”, expresó Cordero, quien como padre, más que exitoso, se siente realizado: “El éxito es muy parco y lacónico; mientras que la realización, es la satisfacción de un esfuerzo constante, que solo el tiempo puede consolidar, en los augurios de un futuro más promisorio; en el que la espera de la vida, se conjuga con los esfuerzos del tiempo y el sentir de nuestros corazones”.

La complicidad familiar es parte de estos protagonistas.

La complicidad familiar es parte de estos protagonistas.

 

El general del Ejército Nacional, Miguel Ángel Cordero.1

El general del Ejército Nacional, Miguel Ángel Cordero.1

DESDE EL ESTADO.- Partiendo de su experiencia, tanto como padre y profesional, Cordero resalta que para tener núcleos fortalecidos en el país se deben generar esquemas institucionales que realmente hagan el trabajo, y que esto se puede lograr mediante la creación de políticas públicas encaminadas a la reunificación, y no a la disgregación; a la consolidación y no a la confrontación. “Podemos lograr ese fortalecimiento mediante una revisión exhaustiva de los procesos fallidos que se han estado dando en el seno de las familias y la misión del Estado, para la reconciliación de estas. Estimulando el fortalecimiento de la familia, mediante programas especiales y no circunstanciales, en el que se juega al paternalismo mono-parental, en perjuicio de un sistema cada día más débil y raído, y en el que los valores parecen estar de vacaciones, debido a factores tanto endógenos como exógenos, que han ido mutilando las entrañas mismas de nuestras familias y por ende, de la sociedad”, manifestó el general.

Aún así, aclara que la mejor sugerencia para el fortalecimiento de la familia se desconoce, ya que la misma: “Siempre será un ‘plan piloto’, con las expectativas de nuevas y mejores posibilidades, en el gran abanico de las oportunidades, desde una óptica existencial y probabilista”.

Cordero explicó que la gente sabe o cree saber cómo les sonríe la vida hoy, pero desconocen cómo les responderá en el día de mañana, lo que genera incertidumbre, y esto a la vez, inseguridad, un planeta desconocido: eso es el futuro.

“Por ello, lo más angustiante para los padres, es pensar cómo van a afrontar ese futuro, cuando sus hijos reclamen más apoyo, no solo desde el punto de vista emocional, sino también, desde el punto de vista económico. Esta situación, rompe con todos los pronósticos para un sistema familiar en el que la educación familiar, juega un papel estelar para la generación de valores de pertenencia como parte de un sistema, y en el que la individualización sería la excepción y no la regla, para dar paso a un proceso de autonomía, libre de traumas y vicisitudes, en la búsqueda de la realización como ser humano de cada uno de sus miembros», detalló.

Jesmary Henríquez, el general Miguel Ángel Cordero, su esposa Marisol Henríquez, y Angelito y Krysmer Cordero Henríquez.

Jesmary Henríquez, el general Miguel Ángel Cordero, su esposa Marisol Henríquez, y Angelito y Krysmer Cordero Henríquez.

SISTEMA FAMILIAR.- Asimismo, Cordero resaltó que se debe estar consciente de que no existen familias modelos, ya que cada sistema tiene su propia carga: “La familia es como una mesa, que si no cojea de una pata, cojea de la otra; además, es difícil conciliar tantos pensamientos y emociones disímiles en un mismo sistema, por eso, la mayor virtud que debemos cosechar es la paciencia, para entender que no estamos criando flores, que estamos criando hijos”.

Por este motivo, Cordero destacó que deben ser constantes y reiterativos en su misión como padres, pero sobre todo, como educadores de un sistema, cada día más expuesto a un medio sumergido en constantes cambios.

“Debemos ser conscientes de que esos cambios de una u otra manera van a afectar a la familia, y que debemos estar preparados para afrontarlos debidamente en beneficio de ese sistema, para fortalecerlo y no debilitarlo. Trabajar el amor y con amor, en todas sus manifestaciones dentro del seno de la familia, como herramienta básica, para el logro de nuestra misión como padres, en la que las adversidades son parte del aprendizaje”, finalizó.

[shortcode]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Sociales

[adziner id='12']
[adziner id='13']
[adziner id='14']

MercadoSocial.com es una revista digital editorial- comercial, que persigue plasmar en la pantalla de la computadora la sección de sociales del periódico impreso tradicional, responsable de dar a conocer las más importantes actividades empresariales, gerenciales, mercadológicas y comerciales de cualquier sociedad desarrollada, sin dejar a un lado el ámbito turístico, cultural y familiar, donde el glamour y las fascinantes historias ligadas al emprendedurismo y la tradición familiar no faltan.

Facebook

Última edición

Copyright © 2015 Mercado Social. Desarrollada por SoluMedios