- MercadoSocial.com - https://mercadosocial.com -

Padre responsable, débil con sus hijos

Graciela Cuevas/MS

Fotos: Bryan Aquino/MS

 

Tomás Hungría junto a sus dos de sus tres debilidades.

Tomás Hungría junto a sus dos de sus tres debilidades.

SANTO DOMINGO.- La vida no viene con un manual de cómo ser buenos padres. Para algunos es dar ejemplo, compresión, cariño y ayudar a los hijos en convertirse a grandes personas, con buenos valores.

Este es el caso de Tomás Hungría, quien abrió las puertas de su hogar y de su corazón a MercadoSocial.com, donde entre risas, sollozos e incluso ojos llorosos, habló sobre qué significa para él ser padre y qué significan sus hijos.

“Ser padre es una responsabilidad, es la mayor que tengo”, valoró este administrador de empresas turísticas.

Tomás Hungría estudió Administración de Empresas Turísticas, en la universidad Federico Henríquez y Carvajal, La Romana. Trabajó por 14 años en Casa de Campo, La Romana, donde conoció a su esposa Amanda Silva, madre de sus hijos. Después, viene a Santo Domingo donde lleva 14 años trabajando en Coral Hospitality Corp como director de Mercadeo.

Esta foto, concedida por el señor Hungría, se encuentra la damilia completa.

Esta foto, concedida por el señor Hungría, se encuentra la familia completa.

Sus rostros lo relejan todo, se aman.

Sus rostros lo reflejan todo, se aman.

FAMILIA.- Como todo hombre, siempre quiso que su primogénito fuese un varón, y la vida le dio el regalo que quiso. Cuando nació José Alberto la emoción le invadió por completo. Fue un obsequio recibir a ese vástago, es como si fuera una pequeña parte que se desprende de uno mismo para sumar alegrías, emociones y dolores de cabeza.

Imaginen, padre primerizo, ¿qué se puede esperar? Pero las acciones aprendidas sirvieron de mucho para no cometer los mismos errores con los siguientes descendientes.

Llegó la hora de buscar el balance, y toca ir detrás de la reina de la casa, de “la hija de papi”. Tres años más tarde nace Gabriela. “Cuando ella nació también fue una fuerte emoción la que viví, no se compara con nada”, expresó, mientras sus ojos se llenan de orgullo al mirarla.

Pasan 11 años y tal parece que la búsqueda de más sucesores llegó a su fin. Pero no es así. La más pequeña de la casa llega, el “sarrín”, e invade a todos con su alegría y personalidad.

“Cada nacimiento de mis hijos fue una emoción diferente, lo sentí y viví, no se compara con nadie”, explicó Hungría.

Es que el orgullo sale de sus palabras al hablar sobre sus hijos. La complicidad que existe entre padre e hijas es innegable. Se nota cuando al mirarlas, de sus ojos brota un brillo que solo ellas pueden ocasionar, son sus princesas

Lo mismo con José Alberto que, aunque la distancia los divide ya que el joven reside en el extranjero y no es posible verlo cada vez que se quiere, existe ese fuerte vínculo entre ambos, ese lazo de confianza que nadie puede romper.

José Alberto lleva seis años fuera del país, es analista financiero en Indianapolis, Estados Unidos.

Tomás Hungría es el director de Mercadeo de Coral Hospitality Corp.

Tomás Hungría es el director de Mercadeo de Coral Hospitality Corp.

APRENDIZAJE.- Hungría es el menor de cuatro hermanos y aprendió de su padre a no usar favoritismo con los hijos y a cultivar los valores de la solidaridad, honestidad, responsabilidad, amor al prójimo y la honradez.

También de su padre adquirió la responsabilidad de enseñar con cariño y amor, a guiar y orientar, asumir con responsabilidad el liderazgo de la familia, desarrollar la confianza con los hijos, a no controlarlos en exceso, ni reprimirlos o manipularlos.

“Busco moldear a mis hijos, pero no hacerlos como yo, que no sean una copia mía, que cada uno tenga su propia personalidad”, enfatizó este empresario del turismo.

Cuando las hijas de Tomás Hungría hablan de él, sus ojos se llenan de lágrimas de amor.

Cuando las hijas de Tomás Hungría hablan de él, sus ojos se llenan de lágrimas de amor.

LO QUE PIENSO DE PAPÁ.- Para Gabriela el aprendizaje que adquiere de su padre tiene mucho valor: “De mi padre he aprendido el valor del trabajo. A esforzarme para lograr lo que quiero y a ser responsable. Es un excelente padre, muy abierto, dispuesto a ayudarnos y nos da consejo que nos sirven para toda la vida”, aseguró, mientras en sus ojos el mar de lágrimas brotó al hablar sobre lo que significa su padre en su vida.

Mientras que para la pequeña Luisa, significa tener a alguien que la va a cuidar, un gran ejemplo de responsabilidad, compromiso y cariño. “Él es irremplazable, me siento orgullosa de ser su hija”, explicó muy emocionada.