- MercadoSocial.com - https://mercadosocial.com -

Pobreza cero

SANTO DOMINGO.- El equipo de voluntarios de Banco Caribe participó en la “Gran Colecta” de Techo, entidad internacional sin fines de lucro, que busca reducir la pobreza a través de la construcción de viviendas dignas y mejorando la calidad de vida de comunidades en situación de vulnerabilidad.

Con una meta de recaudación de unos 4 millones de pesos, Techo inició la jornada el pasado durante dos días consecutivos a nivel nacional con la participación de más de dos mil voluntarios incluidos los del Banco Caribe, quienes recaudaron en la avenida 27 de Febrero con las esquinas Abraham Liconln y Tiradentes.
Las acciones del voluntariado Caribe estuvieron encabezadas por Dennis Simó Álvarez, presidente ejecutivo de Banco Caribe; Johanna Herrera, vicepresidenta de operaciones; Isleyda Peña, vicepresidenta de estrategia Comercial; Elaine Nivar, gerente de comunicaciones y responsabilidad social, entre otros ejecutivos.
La vicepresidenta de estrategia comercial, Isleyda Peña, comentó que además de estas acciones, esa institución financiera fue el centro de acopio para recibir lo recaudado a nivel nacional, a través de los voluntarios con las alcancías en las calles, sucursales, subagentes y portal de internet de Banco Caribe.
“Nosotros creemos que juntos podemos lograr un mejor país y en una sociedad más justa, con mayor inclusión social, donde nuestras necesidades básicas estén cubiertas, un país con menos pobreza y más educación y desarrollo”, expresó la ejecutiva.
Recordó que el 37 por ciento de la población dominicana vive en situación de pobreza y sin acceso a los servicios de agua, luz, recolección de basura ni a otras necesidades básicas; que un 32 por ciento de las viviendas del país están a orillas de ríos y cañadas, y que el 42 por ciento de los habitantes del Distrito Nacional están en asentamientos informales, por lo que estimó necesario apoyar la labor que realiza Techo.
¿Qué es Techo?
Es una organización presente en Latinoamérica y el Caribe, que busca superar la situación de pobreza que viven miles de personas en los asentamientos precarios, a través de la acción conjunta de sus pobladores y jóvenes voluntarios. Con la implementación de un modelo de intervención enfocado en el desarrollo comunitario.
En 1997 un grupo de jóvenes comenzó a trabajar por el sueño de superar la situación de pobreza en la que vivían millones de personas. El sentido de urgencia en los asentamientos los movilizó masivamente a construir viviendas de emergencia en conjunto con las familias que vivían en condiciones inaceptables; y a volcar su energía en busca de soluciones concretas a las problemáticas que las comunidades afrontaban cada día.